Inicio Persona Empresa Sociedad Nosotros

La corrupción ha destrozado la humanidad

Javier Marzal, 16-11-2020                        Artículo en PDF

 

La corrupción es el negocio más lucrativo del mundo y está eliminando las ventajas de la economía de mercado.

 

 

 

La corrupción es el negocio más lucrativo del mundo. En 2018, según la ONU suponía el 5% del PIB mundial; un 4,8% en la Unión Europea, según ésta, y de un 8% en España según la UE.

Además, del dinero que se llevan las autoridades públicas, sobre todo los políticos, los beneficios institucionales a ciertos sectores de actividad económica y a ciertas empresas, destruyen las reglas del mercado.

Desde la década de 1970, los políticos, a través de los bancos centrales, han financiarizado la economía, zombificando el mundo empresarial. Han hecho crecer peligrosamente al sector financiero, hasta convertirlo en un arma de destrucción masiva.

En el Foro Económico Mundial  2019 los profesores Petroulakis (BCE) y Andrews (OCDE) declararon que “el problema de productividad de Europa se debe en parte al aumento de empresas zombies que desplazan las oportunidades de crecimiento para otros”. Resulta revelador que dos economistas de estos dos organismos internacionales asuman que el neointervencionismo europeo está destruyendo la economía.

De esta forma, los políticos impiden la emprendeduría y la innovación que crean riqueza, como una forma de control social que supone un creciente empobrecimiento de la población.

La financiarización ha hecho que el mundo empresarial dependa en exceso del mundo financiero, estando éste controlado por las políticas económicas y monetarias de los gobiernos.

En este contexto, los políticos pueden destruir empresas y sectores de actividad económica enteros, eliminando la posibilidad de que el sector empresarial actúe como contrapoder, es decir, de que se oponga a las instituciones porque ha aumentado la dependencia hacia éstas.

Los políticos y sus organismos internacionales han institucionalizado la economía y el sistema financiero con este  decadente neointervencionismo.

Además, la existencia del macro-Estado que controla la mayor parte del dinero existente, mucho más que el sector empresarial o que las personas, hace que las empresas busquen subvenciones en lugar de aumentar su productividad y tengan al sector público como su mayor cliente.

Las demás formas de control social son muy conocidas. La mayoría de la población sabe que los medios de comunicación favorecen los intereses institucionales y ocultan ciertos aspectos del establishment. Por eso, se dicen que están institucionalizados y que son medios de desinformación.

Cabe decir lo mismo de otros contrapoderes que también están anulados por los premios y castigos desde las instituciones. El sector social es premiado con subvenciones cuando es afín al establishment y castigado, administrativa y judicialmente, cuando se enfrenta al mismo.

Otro contrapoder, poco reconocido como tal, es el que conforma la abogacía, pero los abogados también están institucionalizados, mediante el premio y el castigo, permitiendo que los jueces no cumplan la ley para encubrir la corrupción y favorezcan al establishment.

Por último o en primer lugar, pasa lo mismo en el mundo de las ideas. Las instituciones y los medios reconocen como intelectuales a quienes defienden a las instituciones o al establishment, cuando precisamente esta institucionalización es una prueba de la falta de librepensamiento que es la condición básica para la intelectualidad. Se confunde intencionadamente la especialización con la intelectualidad. Incluso se considera intelectuales a todo aquel que tiene un número importante de seguidores, incluyendo a los artistas.

La corrupción ha institucionalizado toda la sociedad, eliminando todo tipo de libertad individual y organizacional para crear un mundo de esclavos.

El librepensamiento, la crítica a las instituciones, la emprendeduría y la innovación, son principios de la actual Era de la Información y del Nuevo Management, que consiste en alinear los intereses de las personas, las organizaciones, las sociedades y la Humanidad en su conjunto.

14

AÑOS

 CONTIGO

nm@nuevomanagement.com

 


© 2007-actualidad Carmen Fiestas- nm@nuevomanagement.com